Inteligencia artificial: ¿Hay razón para preocuparse? (1)

robot-humanoEl hombre creó a las tecnologías y las fue moldeando de acuerdo a sus necesidades, hoy las tecnologías se han hecho tan imprescindible y se han integrado tanto a la vida humana, que se está produciendo una sinergia en la que el hombre se integra cada vez más a un entorno tecnológico, que está transformando su mundo y su propia mentalidad.

Aclaración de conceptos

Hay dos conceptos clave, el primero tiene que ver con la explosión de inteligencia y el segundo las tecnologías para mejorar la condición humana.

La explosión de la inteligencia surge de la idea planteada por Vernor Vinge de una singularidad tecnológica donde se predice el surgimiento de cuatro superinteligencias, aunque la razón de ser de la singularidad, es el surgimiento de una superinteligencia artificial, en cambio la idea predominante en el transhumanismo es la superinteligencia hibrida (el Cyborg). Personalmente prefiero, en lugar de superinteligencias, hablar de superestructura tecnológica donde las tecnologías (fuertes o débiles) formarán parte de las decisiones del planeta.

Actualmente el actor principal en el logro de una singularidad tecnológica es Ray Kurzweil, quien por medio de las tecnologías busca la inmortalidad digital y sueña con llegar a la posthumanidad por medio de una superinteligencia artificial que de alguna forma facilitará la digitalización de la mente. En cambio Moravec quien plantea una singularidad tecnológica más radical, considera un futuro sin los humanos, donde los robots heredan el planeta.

En cambio el transhumanismo propone una fusión entre humanos y tecnología tratando de combinar lo mejor de cada uno (Cyborg), la idea es convertirse en algo más que humano. La aspiración del transhumanismo es llegar por medio de la fusión a la posthumanidad, aplicando ciertos presupuestos tecnológicos. Ahora la pregunta es: ¿Qué por ciento seremos humanos y que por ciento tecnología? ¿Terminaremos siendo 100% tecnología? Al final no nos estaremos convirtiendo en “otra cosa”.

En la singularidad de Vinge, menos optimista y radical que Kurzweil, se plantean cuatro vías para alcanzar la singularidad tecnológica, la cual puede agruparse en dos grupos.
1.-Relacionada con una inteligencia artificial. Superinteligencia artificial
2.-Relacionada con la ampliación de la inteligencia

La ampliación de la inteligencia humana nos lleva a tres líneas de desarrollo
1.-Ampliacion de la inteligencia por medio de dispositivos cibernéticos. Se produce una conexión física entre los órganos biológicos con los artefactos cibernéticos. Superinteligencia hibrida.
2.-Ampliacion de la inteligencia por medio de la interacción (colaboración) entre humanos y medios cibernético. Aquí se produce una conexión lógica entre los humanos y las máquinas. Superinteligencia colectiva
3.-Ampliacion de la inteligencia por medio de la ingeniería genética. Se producen mejoras al organismo por medio de la aplicación de la biotecnología. Superinteligencia biológica.

Pero hay que destacar que el objetivo final del transhumanismo es alcanzar la posthumanidad y con ella lograr convertirse en un superhumano (aunque ello implique convertirse en un semihumano)

Las tres fases de la posthumanidad
1. Humano mejorado – Mejoramiento tecnológico de las facultades humanas
2. Transhumano – Fusionamiento entre humanos y tecnologías (conexión física)
3. Posthumano – Reconstrucción (re-creación) del humano
Por tanto, se puede asumir, que el transhumanismo es la aspiración de convertirse en posthumano por medio de la ampliación de las facultades humanas (entre ellas la inteligencia). Es bueno destacar que la singularidad tecnológica de Vinge, hace énfasis en la ampliación de la inteligencia y en su posible explosión.

La singularidad tecnológica se sostiene sobre la idea del surgimiento de una superinteligencia artificial que provoca una explosión de inteligencia, esto significa que una vez que surja una inteligencia artificial (IA) superior a la humana esta será capaz de construir IAs cada vez más inteligentes, produciéndose un crecimiento exponencial de inteligencia (aceleración tecnológica), por lo que, la IA se convertirá en el motor impulsor de la singularidad y con ello de alcanzar una posthumanidad de forma directa, sin la transición transhumanista. La idea de Kurzweil es acelerar a las tecnologías para alcanzar cuanto antes la posthumanidad (reconstrucción del humano).

Ya pasaron los tiempos en que la inteligencia artificial aspiraba a una IA desarrollada totalmente dentro de un laboratorio teórico (sin tener en cuenta su aplicación), y que sería tan inteligente como los humanos (no se pretendía más), hoy se está construyendo una IA de forma parcial, orientada a las aplicaciones, y que se conecta, a su vez, con otras aplicaciones (inteligentes o no) y, dicha IA, se está introduciendo en todas las actividades humanas de forma natural (casi imperceptible). Y si agregamos que las IAs se están desarrollando dentro de las transnacionales y que sus ideólogos aspiran a lograr una IA superior a la inteligencia humana, hay razón suficiente para preocuparse.

En el próximo artículo seguiremos ampliando sobre el tema

Foto: Gitsinformatica

Acerca de Alejandro Madruga

Licenciado en Cibernética Matematica. Trabajo el tema de la Inteligencia Artificial desde 1986. He publicado articulos y ensayos sobre la Cibernetica y las tendencias tecnologicas. También he publicados narraciones de ciencia ficción
Esta entrada fue publicada en Singularidad tecnológica y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s