Enfrentamiento por el futuro

Podemos decir que existen dos grandes bandos, los que creen que las tecnologías serán la solución a todos los problemas (tecnologistas) y los que creen que son un peligro y que hay que controlarlas. Siempre existe una masa oscilante que no toma partido  y que cree que todo seguirá igual, pero que en cualquier momento toma partido de un de los dos bandos. Y nunca puede faltar una tercera posición que busca encontrar un equilibrio entre ambas.

Es una abstracción (muy utilizada, incluso por mi) decir que el enfrentamiento bio-político por controlar la vida será un enfrentamiento entre transhumanistas y bioconservadores,  en realidad es un enfrentamiento entre empresas transnacionales y organismos transnacionales. Pienso que el destino de la humanidad dejará de ser solo una discusión entre empresas transnacionales y organismo transnacionales, y que un nuevo actor ira tomando cada vez más fuerza: las comunidades transnacionales (ver impacto de las redes sociales).

Las diferentes ideologías

Las ideologías no escapan a la dimensión humana bio-psico-social (dejamos fuera a la tecnológica) por lo que han existido tres grandes ideologías globales

·         Ideología religiosa (psiquis) – cristianos, budista, mahometanos, etc.

·         Ideología social (sociedad) – socialismo, comunismo, social democracia, etc.

·         Ideología ecológica (medio ambiente) – desarrollo sostenible, ecología profunda, eco-socialismo, etc.

Hoy estamos ante una nueva ideología: La ideología tecnologista y se comienza a asumir una nueva dimensión del problema humano como tecno-bio-psico-social.

Y es que hasta ahora las ideologías se han ido incorporando al sistema social dominante (el capitalismo) en forma de reformas que han ido suavizando las costumbre, al igual que sucedió con la religión en la época esclavista, un ejemplo clásico es la ideología socialista que ha jugado un papel importante en los logros sociales de justicia, igualdad y sobre todo de medidas a favor de la clase obrera.  Se podía esperar otro tanto de la ideología ecologista, que esta viniera a integrarse al progreso tanto humano como tecnológico y se obtuvieran medidas a favor del medio ambiente, sin dudas hubiese sido así, de no ser por otra ideología que cifra sus esperanzas no en la perpetuación de la naturaleza y su sostenibilidad sino en la perpetuación de una especie poshumana y en el advenimiento de una evolución artificial que de hecho rompe con la evolución natural y nos lleva a una nueva interpretación del problema.

Es obvio que si puedo construirme una casa nueva no tengo porque estar preocupándome por la que tengo. Son muchos los tecnologistas que sueñan con construirse nuevos cuerpos, copiar su mente y sustituir lo natural por lo artificial ya que para ellos, tanto el cuerpo, como la mente, como el planeta, ya llegaron a su límite y se han convertido en un freno al progreso “tecnológico” y este es otro fenómeno ya que asumen que el progreso tecnológico incluye al progreso humano o sea limitan este al segundo.

Aquí tenemos un primer enfrentamiento entre una ideología ecologista que quiere preservar lo natural (bioconservadores) y una ideología tecnologista que quiere transformar lo natural hacia lo artificial (transhumanistas) y esto nos lleva a dos escenarios futuros: el futuro sostenible que defienden los bioconservadores encabezada la idea de un desarrollo sostenible y que toma cuerpo en las organizaciones transnacionales (ONU, UNESCO, PNUD, etc) y de la otra parte el futuro poshumano que defienden los transhumanistas y es la idea motriz que siguen, hoy por hoy, las empresas transnacionales de las nuevas tecnologías (IBM, Microsoft, Google, etc). El escenario de la batalla ya esta dispuesto y somos nosotros mismos en cuerpo y alma, el campo de batalla. Ahora la lucha por superar todos los limites naturales.

De esto hablaremos más adelante pero solo para que tengan una idea vamos una comparación entre las características de un futuro poshumano (muy bien definido por Kurzweil) y un futuro sostenible, del cual todavía hay que definir muchas cosas.

Futuro poshumano

  • Superestructura tecnológica poshumana
  • Superestructura social competitiva (mercado)
  • Ideología individual transhumanista
  • Integración del progreso humano (o sustitución) al progreso tecnológico
  • Inmortalidad digital (trascendencia psico-digital)
  • Superinteligencia transhumana
  • Singularidad tecnológica
  • Transformación exterior (tecnologías emergentes)
  • Humano mejorado (por las tecnologías)
  • Transformación tecnológica (presupuestos transhumanistas)

Futuro sostenible (*)

  • Superestructura tecnológica sostenible
  • Superestructura social colaborativa
  • Ideología colectiva transdisciplinar
  • Integración del progreso tecnológico al progreso humano
  • Evolución trascendente (trascendencia tecno-social)
  • Superinteligencia colectiva (cerebro global)
  • Sostenibilidad tecnológica
  • Transformación interior (fuerza interior)
  • Humano pleno
  • Transformación transdisciplinar dentro de una bioética global

( *) La idea de un futuro sostenible y de una bioética transdisiciplinar, siguiendo las ideas de Van R. Potter de una bioética global, es un tema el que estoy trabajando y será motivo de un próximo libro, por supuesto, que lo iré publicando, sucesivamente, en este blog

Si nos remitimos al enfrentamiento entre transhumanistas y biocoservadores tratado en otros artículos de este blog al que le daremos un nuevo enfoque:

Transhumanistas (T)                               Boconservadores (B)

Poshumanistas (singularistas)                   Luditas              

Liberales                                                     Desarrollo sostenible (sociales)

Tecnoprogresitas (democráticos)              Transdisciplinar (progresista)

Los cuales se agrupan a los escenarios de cada futuro como sigue:

Futuro poshumano (superestructura social competitiva – ideología individual)

  • Poshumanismo: Superestructura tecnológica (ideología tecnologista)
  • Transhumanismo: Superestructura tecnológica mercantil (ideología tecno-económica)
  • Tecnoprogresismo: Superestructura tecnológica democrática (ideología tecno-medica)

Futuro sostenible (superestructura social colaborativa – ideología colectiva)

  • Biconservadurismo: Estructura sostenible (ideología ecológica)
  • Desarrollo sostenible: Estructura tecnológica sostenible (ideología eco-social)
  • Bioética transdisciplinar: Superestructura tecnológica sostenible (ideología transdisciplinar – Tecno-Bio-Psico-Social)

No se asusten estas ideas las iré desarrollando en próximos artículos (ahora estoy escribiendo un poco apremiado por el tiempo).

Si tenemos en cuenta que muchos de los defensores del desarrollo sostenible están hablando de la necesidad de un decrecimiento económico, de un mayor control de las tecnologías (principio de precaución), de producciones más seguras y protegidas (lo cual implica más gastos en la inversión) de una disminución del consumo, etc. Sin dudas todo va en contra del ideas de un capitalismo que crece infinitamente (a expensa de la degradación del planeta) y de la idea de una prosperidad y consumismo ilimitado. Lo que nos lleva a pensar en una crisis del capitalismo y del fracaso de su modelo. Todo lo cual obligaría a grandes transformaciones del sistema vigente y de una búsqueda de soluciones socio-ecológicas. Por suerte o por desgracia, las tecnologías vienen a socorrer al decadente modelo actual y traen nuevas esperanzas de un crecimiento ilimitado en una planeta que puede ser reconstruido y sus recursos naturales pueden ser sustituidos por recursos artificiales, incluyendo al hombre. Estamos hablando del poscapitalismo y de un transhumanismo liberal que va tomando cada vez más fuerza en las grandes transnacionales del mercado.

De todo lo anterior se desprende que el enfrentamiento ya se está produciendo entre los organismos transnacionales, las instituciones que representan a los poderes convencionales, tal vez demasiado convencionales para los tiempos que corren, y las empresas transnacionales enfrascadas en la búsqueda de nuevos mercados y en la creación de nuevos productos para una sociedad cada vez mas vacía y desorientada; tal vez, dispuesta a despojarse de su alma, solo para lucir atributos artificiales ajenos a la verdadera esencia humana.

Recomendación:
Inteligencia artificial, el futuro del hombre

Acerca de Alejandro Madruga

Licenciado en Cibernética Matematica. Trabajo el tema de la Inteligencia Artificial desde 1986. He publicado articulos y ensayos sobre la Cibernetica y las tendencias tecnologicas. También he publicados narraciones de ciencia ficción
Esta entrada fue publicada en Desafíos éticos y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s